La línea invisible

Todo sucede por una razón, o eso es lo que oímos en numerosas ocasiones cuando nos ocurre algo inesperado, especialmente si es algo que nos disgusta. Su objetivo principal es ayudarnos a aceptar las cosas, independientemente de que funcione o no. Estamos tan acostumbrados a oírlo que ya no hace falta ni que nos lo digan, automáticamente la dichosa frase diabólica aparece sola en nuestra mente. Pero, ¿en serio? ¿siempre es así? ¿no hay nada que podamos hacer para evitar algunas situaciones o mejorarlas?

Os voy a proponer un pequeño juego. No importa quiénes seáis o la edad que tengáis, todos sois bienvenidos.

 Lo primero que hay que hacer es trazar una línea vertical.  Podéis hacerlo en una hoja de papel o donde queráis, lo dejo a vuestra libre elección. Vamos a dibujar un corazón grande en el centro y vais a escribir en su interior lo que es más importante en la vida para vosotros, puede ser la familia, la salud, el amor, etc. Encima de ese corazón pintamos una o varias nubes.  Dentro de cada una escribimos uno de nuestros mayores sueños. El tamaño de cada nube dependerá de la importancia que tenga para nosotros ese sueño. Creo que algunos vamos a necesitar bastante espacio para las nubes, habrá que controlarse. Después hacemos estrellas, muchas estrellas. Cada una llevará el nombre de una de esas pequeñas cosas de la vida diaria que nos hacen felices: una afición, los amigos, una buena comida…Son todos esos detalles sin complicaciones que hacen que tu vida sea más agradable. A continuación ponemos gotas, las gotas del sudor que nos va a costar conseguir y conservar todo lo que queremos y lo que desearíamos hacer realidad. Pueden corresponder a los estudios, al trabajo y a todo lo que signifique un esfuerzo considerable para vosotros. Por último, añadimos rectángulos. Tendremos que hacer varios, de distintos tamaños y a lo largo de toda la línea.  Son obstáculos. No vamos a escribir nada en el interior. Únicamente los dibujamos para tener en mente su existencia. Aunque siempre intentamos esquivarlos porque nunca estamos realmente preparados para ellos, debemos saber que pueden suceder, en mayor o menor medida, y que habrá que poner el máximo empeño en superarlos, sea cual sea su magnitud.

Lo interesante de este juego es pararse a pensarlo bien, así que podéis hacerlo poco a poco en los ratos libres, cuando estéis inspirados. Os propongo que cuando hayáis terminado, guardéis su contenido sólo para vosotros. No es necesario compartirlo. Por ese motivo, lo llamaremos “La línea invisible”.

 Esa línea, que representa nuestras prioridades, nuestras aspiraciones, y todo lo que hace que nuestra vida tenga sentido, nos acompaña a todos y nos guía siempre en nuestro camino, aunque a veces parezca esfumarse y nos olvidemos de ella. Es el motor que consigue incluso evitar, en ocasiones, lo que se supone que estaba destinado a suceder. Personalmente, creo que a veces las cosas pueden ser de otra manera y que está en nuestras manos actuar para modificarlas.

El objetivo del juego será tener siempre presente nuestra línea invisible. Todo aquel que consiga que ésta no caiga en el olvido gana. ¿A que es sencillo?  Yo pienso ganar, ¿y vosotros?

5 comentarios sobre “La línea invisible

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s